Retrospectiva de Frederick Wiseman

Hace menos de dos meses estaba elogiando la última maravilla de Wiseman, “La Danse,The Paris Opera Ballet”, y ahora el MoMA comienza una larga, maratónica y merecida muestra de los trabajos de este documentalista, uno de los grandes cineastas estadounidenses de todos los tiempos. Las películas empiezan en enero y se van a estar dando por tandas hasta fin de año, lo que me parece bien porque para digerir la treintena de sus películas es mejor hacerlo de a poco. Por ahora, ya están anunciadas hasta febrero: “Basic Training”, “Titicut Follies”, “Primate”, “Meat”, “Juvenile Court” y “Domestic Violence”. Una verdadera masacre de cine, sólo comparable a ver todas las de Pialat o Kiarostami en una semana. Es decir, cine del bueno directo al sistema nervioso. La verdad es que no hay nada que se pueda pasar por alto.


Probablemente “High School” y “Juvenile Court” han tenido una rotación medianamente popular. Pero perderse “Titicut Follies” es algo imperdonable. Es la primera de Wiseman, y debe de ser de los pocos casos en que la primera película no es un coñazo o un bodrio. Es un gran trabajo de observación de la vida en una cárcel. Probablemente es la mejor descripción de la la relación entre guardias y la colonia penal, o de la vida dentro del sistema carcelario. Al ver esta película se caen muchas teorías por la borda sobre las penintenciarías y queda al desnudo la inevitable realidad, lo que finalmente es la condición humana.

A propósito de documentales, acaba de terminar en el Anthology Film Archives la retrospectiva de
Nikolaus Geyrhalter, otro cineasta que tiene la sensibilidad bien afinada. En el post que sigue les hablo de “Pripyat” y de “7915 Km”. El Anthology ha hecho un trabajo magistral en los últimos 5 años. Mi corazón, en cuanto a lo que programan, está con ellos.