Alamar

El filme mexicano fue premiado en el último Bafici, tras un excelente recorrido que partió en Rotterdam.

Hace unos meses se realizó en el BAM una muestra que trajo varios de los trabajos que fueron premiados en el último festival de cine de Rotterdam.

“Alamar” fue uno de los puntos más sobresalientes de la programación. Esta película mexicana tiene varios pasajes memorables, especialmente cuando el cineasta Pedro González-Rubio se lanza al vacío, sin miedo, para explorar la experiencia del mar, de la naturaleza que se va apoderando imperceptiblemente de todo. “Alamar” se centra en un padre y su hijo que se van a pasar una temporada a la costa, donde vive el abuelo. Ahí se dedican a pescar, a navegar y construir casas.

No cabe la menor duda que González-Rubio tiene el olfato y la curiosidad suficientes para describir con precisión la vida en un entorno marítimo, donde el agua, el viento, la soledad y las largas horas del día son elementos cotidianos.

Entrevista Alamar

En la entrevista que le hice en Toma 1, González-Rubio revela su profunda admiración por el cine de Lisandro Alonso y Jia Zhangke. Justo esta semana parte en el MoMA una retrospectiva de Jia, un imperdible.

Entrevista Alamar

Cuando veía en “Alamar” la tranquilidad y paz que la naturaleza puede provocar, no podía dejar de pensar en aquellos casos donde ocurre lo contrario, cuando un desastre natural genera caos y dolor. Pensaba en mi país, en todas las personas que la están pasando mal por el terremoto. Todo el cariño y fuerza para Chile.