L’Enfant

La misma semana que vi Lazarescu, me toco ver L’Enfant, la ultima pelicula de los hermanos Dardenne. Aun estaba perturbado por el film de Puiu, y quizas toda la pelicula paso por mis ojos muy rapidamente. Pero con los dias y meses, L’Enfant ha ido creciendo a pasos agigantados y me parece una joya. Los Dardenne son cineastas que tienen las cosas claras. Todas sus peliculas tienen una coherencia y compromiso que me dejan helado. No hay casualidades en un film de estos belgas. Pude haber mucha intuicion, pero finalmente pesa la historia y la realizacion. Y es en ese punto en donde me saco el sombrero, porque poseen una capacidad notable para elegir los momentos precisos que se necesitan. Ni mas ni menos. En L’Enfant exploran como siempre un drama sociologico, y revisan los problemas de clase, belga en este caso, con las desventuras de un ladron de poca monta, su pareja que recien dio a luz, y el bebe que acaba de nacer. Estaba pensando en llamar al bebe “el niño” -que es l’enfant en frances- para hacer las cosas mas simples y dejar explicado los personajes, pero me di cuenta que en realidad el niño tambien puede ser una referencia al propio padre ladron, que en realidad es mas niño que su propio hijo. La trama es super sencilla: al padre “lanza” le importa un carajo todo, y basicamente no tiene moral, a tal punto que un dia esta corto de plata y decide vender a su hijo a una red de trafico de adopciones. Obviamente la madre se cae de raja cuando esto pasa. De ahi en adelante el lanza se mete en varios problemas, con su mujer y con sus acreedores, de los que intenta salir parado. Aunque siempre hubo algun sabor a Robert Bresson en las peliculas de los Dardenne, ahora es evidente la influencia. Especialmente a Pickpocket. Gran influencia, en todo caso. Bresson es de los pocos viejos zorros que recuerdo,que su obra aun se esta desenredando. Es sorprendente ver que peliculas de hace 30, 40 o 50 años tienen tanta vigencia hoy. El discurso moral y la apariencia –seca, austera, y clinica- de Bresson se repite en los Dardenne en una reformulacion que la da aires nuevos al cine. Y en ese sentido la experiencia de ver L’Enfant es unica. Gran pelicula.