“Tahrir: Liberation Square”

 

 

“Tahrir: Liberation Square” es un cautivante documental que tiene la gracia de darnos una experiencia cercana a lo que es estar ahí, donde está ocurriendo un fenómeno social, en toda su efervescencia. Hace unos días se dictó sentencia contra el ex líder egipcio Hosni Mubarak por su pasividad para evitar la matanza de miles de manifestantes en las revueltas del año pasado. Este documental nos lleva a principios del año 2011, en la principal plaza de El Cairo, en los inicios de la rebelión contra este gobierno que por años fue tildado de autoritario. Es una zambullida impresionante en una de las sacudidas que permitió que tomara fuerza la llamada primavera árabe. El cineasta Stefano Savona  -autor de “Palazzo della Aquile”- quien además hizo la cámara y trabajó prácticamente en solitario, tiene mucho talento y paciencia para dejarse llevar por estas olas de entusiasmo, pasión e incertidumbre que son las protestas. No es sólo el hecho de estar ahí en medio, como testigo, es también tener la intuición para registrar aquellos momentos, que de manera pequeña y pacífica, pero acumulativa, permiten hasta derrocar a un gobernante. Es fascinante ver a las personas despertar del miedo a la represión -incluso estando en un constante estado de hostigamiento- y hablar de lo que piensan, de la necesidad de un cambio en un régimen que los ha estado asfixiando. Más lúcido aún es tener la chance de escuchar algunas de las conversaciones que se producen en la plaza, donde se intentan unir fuerzas para el cambio y al mismo tiempo intentar debatir o esbosar lo que puede ser el futuro del país, independiente de los credos o posturas. Es decir estamos viendo los vectores sociales en acción. Ver a la multitud agitada, convencida, dispuesta a todo, arriba de la pelota, epidémica, contagiante, recuerda otros importantes documentales que han detallado un proceso histórico. Savona no incluye preguntas, ni manipula, solo observa, porque sabe que toda la épica se está produciendo en la plaza misma. Esta magnífica película se dio en el Maysles Cinema, un espacio que se la ha estado jugando por filmes arriesgados.