Obreras saliendo de la fabrica

No suelo disfrutar mucho los cortometrajes. Mas bien los encuentro, en general, una soberana lata. Sin embargo, hace poco vi dos trabajos que me llamaron mucho la atencion. “Coffee and Cigarretes”, un gran film de Cristi Puiu, un animal del cine que en este corto concentra todo lo bueno que vino despues con “La Muerte del Señor Lazarescu” (de este corto me gustaria postear mas adelante). Y el otro es “Obreras saliendo de la fabrica”. Fue una tremenda sorpresa y un gran descubrimiento. Su director se llama Jose Luis Torres Leiva, es chileno, y en su modo de filmar hay un talento fuera de lo comun. Los 15 minutos de su film puede ser de lo mejor que se ha hecho en la cinemtografia de Chile en mucho tiempo, y asi como “Whisky” o “Mundo Grua” o “La Niña Santa”, es un gran salto para la narrativa latinoamericana. La puesta en escena es de una sencillez endiablada, y avanza con esa misma mirada de principio a fin. Quizas a ratos el guion tiene unas cuantas cosas forzadas o bien se insiste demasiado en el minimalismo actoral, para no utilizar palabras y acentuar demasiados los gestos, como si se tratara de cine mudo. Pero en la balanza finalmente lo que pesa es la maravillosa sensibilidad que hay detras, su aplastante y sobrecogedora vision de lo que es el cine, y hacia donde puede llegar su lenguaje. Como en los filmes de los hermanos Dardenne o en varios de los exponentes del cine irani, en “Obreras” hay espacios para observar, para respirar, para escuchar, y encontrar un sencillo balance entre lo que es y no es ficcion. Quede deslumbrado al ver como la cadencia de esta pelicula la daba un impronta especial a las calles, a los galpones, a la naturaleza, a la playa. Ademas que el punto de vista honesto, de dignidad y cariño con que se mira a esas mujeres, es algo notable. Detras de esa soltura, no solo se dejan atras todas las malas mañas del cine latinoamericano, finalmente aflora a raudales el sentido de la humanidad, algo comun a los grandes films contemporaneos. Y cuando eso pasa, el trabajo esta hecho. Si este director, que aun no filma su primer largometraje –pero esta pronto a hacerlo- sigue utilizando y depurando las herramientas que maneja tan bien en este corto, si sigue explorando la misma sensibilidad y si ademas es coherente con el cine que profesa, no veo muy dificil que un tiempo cercano se transforme en un cineasta de ligas mayores. Bien por el y obviamente por todos los que disfrutamos con las buenas peliculas.