Ramin Bahrani y Chop Shop


Ya nos habíamos percatado del talento indiscutible del cineasta estadounidense Ramin Bahrani, de quién hablamos con entusiasmo hace un par de años cuando estrenó “Man Push Cart”. Ahora regresa con un trabajo superior que se llama “Chop Shop”, en el que desarrolla una notable mirada al barrio de Willet´s Point, en Nueva York, donde sigue los pasos de un niño que se las arregla para vivir en medio desarmadurías de autos y un ambiente bastante hostil. Bahrani es de los pocos directores que muestra un Nueva York real, despojado de esa idea ficticia con que suele retratarse a la ciudad. Además le imprime a su historia un punto de vista tan honesto y de dignidad con sus personajes, que de inmediato uno se pregunta cuándo va a ser el momento que otros cineastas norteamericanos empiecen a desarollar un sensibilidad similar, que implique no pasar por alto lo que para Bahrani es considerado esencial.