La ola que avanza


Lo venimos diciendo hace rato y resulta muy alentador que aparezcan artículos como éste en en el New York Times, un medio que, salvo por Manohla Dargis y en algunas ocasiones Denis Lim, hace tanta vista gorda en términos de crítica. Es un placer que finalmente empiecen a reconocer tendencias y cambios importantes en el cine contemporáneo, y de algún modo también en el estadounidense (que es el cine que hasta hace poco yo pensaba estaba más rezagado). En las últimas dos décadas lentamente se han ido amasando nuevas formas de contar historias, películas e inspiraciones claves de las que desafortunadamente no se habla o analiza con el rigor que se merece. Por eso la sorpresa, no me esperaba que se escribiera algo en ese sentido. Bueno, en realidad las películas siempre han estado y estarán ahí, así que es de esperarse que de vez en cuando simplemente alguien se siente, las mire y compare. En todo caso lo que más me gusta del artículo es su referencia a Ramin Bahrani, Lance Hammer, So Yong Kim, Kelly Reichardt, o su paso por Kiarostami. Respecto a meter en el mismo saco a Aronofsky con “The Wrestler” me genera bastantes dudas, porque me parece un cineasta nefasto. Aún no he visto su última película, pero ya tendré la posibilidad en unos días más en el New York Film Festival. La vida está hecha de defensas, elogios y también de arrepentimientos. Veremos.

Ver artículo