Cannes 7

Muchas películas. Aunque no tan buena racha como la que me tocó hace unas días. En realidad me devoré gran parte de los filmes de la Quincena y Un Certain Regarde.

“Le Pere de Me Enfants” de Mia Hansen Love, es un filme bastante convencional en su factura. Nuevamente una película que en este festival anda haciendo referencia al cine (recordemos la de Hong Sang Soo, la de Almodóvar, la de Tarantino, “Go Get Some Rosemery”, “Irene”, etc) . Se trata de un productor de cine (!!!!!!) que tiene una empresa que empieza a colapsar. Además tiene una familia a la que adora. Lo más soprendente de la cinta es el cambio radical que experimenta a nivel dramático justo en la mitad, y que transforma todo lo que vimos anteriormente en una experiencia de vida. En realidad ese giro es bastante interesante, pero en otro sentido uno se pregunta cuán versosímil es el resto del tejido que se construye.

“Tomorrow at Dawn”, de Denis Decourt, tiene un gran chiste, un gran momento, que está relacionado con el presente y el pasado que se unen en una sola toma, o en una secuencia: Un duelo de soldados del siglo 19, con espadas, donde uno de los duelistas termina herido, luego el duelista vencedor sale caminado y se sube a su auto. Hay, como digo un juego con las imágenes y el absurdo, pero a través de la historia de dos hermanos, uno es un pianista y el otro un obrero al que le justa jugar rol, en este caso de soldados del pasado. Este juego, que se empieza a poner ridículamente más en serio de lo que debería, es lo que nos lleva a esas imágenes. Me pasó que encontré además muy muy desabrida la película. Parece que es un efecto que anduvieron buscando con otros filmes de la misma sección, como “Tale in the Darkness” o “Tzar”. Algo similiar me ocurrió con “La Famille Wolberg”, que estuvo en la Quincena. “Tale in the Darkness” es una cinta rusa sobre una solitaria policía en busca del amor, o nisiquiera eso, una pareja. En el camino se encuentra con una diversa fauna de hombres repletos de defectos. Su puesta en escena, salvo por un dejo de humor negro y ojo para capturar cierta mala leche, es muy insípida y de algunos golpes bajos emocionales. Donde debería haber observacion, abundan silencios que no tienen nada que ver con lo que está ocurriendo al personaje. En “La Famille Wolberg”, que es una película francesa, nos encontramos con un padre y su grupo familiar en crisis. En su planteamiento se altera o se modifican los estados emocionales, y el modo en que todos se relacionan, lo que le da la sensación de estar observando una comedia con personajes que atornillan para el otro lado. Especialmente la del protagonista, un alcalde que tiene una vida gris y monótona. Pero esto es una actitud meramente formal, que finalmente necesita para sobrevivir de la estructura de los secretos que se esconden para poder emocionar.

“Nymph” es una de las películas más peligrosas del festival, porque intenta hacerse pasar por un trabajo que apunta a un cine artístico, cuando en realidad es una gran impostación, que propone ideas que no llegan a ningún lado. Parte con una toma tipo Lisandro Alonso en “Los Muertos”, y después se va literalmente por las ramas, por la naturaleza, pero para contarnos una historia irrelevante. Un fotógrafo que desaparece, porque se lo traga un arbol, que es el espíritu de una mujer, que además tiene sexo con el protagonista. Mientras tanto la esposa de este fotógrafo, deja de ver a su amante porque cree haber encontrado a su desaparecido marido. El filme se adentra en una serie de moralejas precarias, de dudoso gusto.

“Hierrro”, que se estrenó en la Semana de la crítica, es la enésima película española que imita a los filmes de Hollywood, que abusa de todas las trampas cinematográficas para intentar contar un thriller – el de una madre en busca de su hijo desaparecido- donde el suspenso es puro artilugios.

También estuve en Inglourious Bastards, de Tarantino. En el próximo post hablamos de ella